COMO SER FELIZ: LOS 3 INGREDIENTES

SOLO O CON PAREJA, CON PROBLEMAS O SIN ELLOS, EN ALBACETE O EN ALASKA. LA CLAVE PARA SER FELIZ CADA DÍA

COMO SER FELIZ: LOS 3 INGREDIENTES

SOLO O CON PAREJA, CON PROBLEMAS O SIN ELLOS, EN ALBACETE O EN ALASKA. LA CLAVE PARA SER FELIZ CADA DÍA
como ser feliz

Seguro que no te has dado cuenta pero… ¡Nos encanta ser felices!

Simplemente nos gusta sentirnos bien, es agradable.

También nos gustaros gusta compartirlo. Vemos felicidad constantemente en redes sociales, películas, series, anuncios… Es lo que queremos para todo el mundo, lo que los padres quieren para sus hijos y los amigos para sus colegas.

Pero hay un problema… no se nos da nada bien ser felices.

Y se trata de un problema desde hace relativamente poco tiempo. Hace unos pocos miles de años, la felicidad no era importante, estábamos ocupados con otros asuntos. No era muy común ver a alguien deprimido, frustrado por las circunstancias de su vida. Era muy poco probable que alguien pensara en ser feliz, puesto que esa no era la prioridad, si no evitar que te comiera una manada de leones.

Miedo

Sobrevivir era el objetivo en el que no podíamos parar de pensar. Sabíamos que en cualquier momento un depredador podía acercarse por nuestra espalda y… se acabó el juego.

Pero conseguimos avanzar y resolvimos el problema de la supervivencia bastante bien. Entonces nos empezó a interesar la felicidad. Parece que lógico que resulte más fácil prestar atención a nuestros sentimientos cuando no tenemos que preocuparnos de que podamos morir en cualquier momento 🙃

Cuando por fin logramos cubrir las necesidades básicas, surgieron otros problemas:

¿Y ahora qué hago con mi vida?

¿A qué me dedico?

¿Qué quiero?

¿Qué debería hacer?

¿Cómo puedo ser feliz?

A algunos nos encanta pensar en la vida de esta forma abstracta, llegar a ninguna conclusión y olvidarnos del tema hasta la próxima vez que nos encontremos en ese punto en el que no aguantamos más caminando sin ningún sentido. Entonces evitamos volver a hacernos este tipo de preguntas y evitamos volver a sentir ese vacío.

Sin embargo, la psicología ha avanzado lo suficiente como para poner un poco en contexto la felicidad y ayudarnos, evitando los callejones sin salida.

A pesar del progreso, no nos está yendo muy bien

.

¿Es difícil ser feliz?

.

En la actualidad, la calidad de vida es la mejor de la historia. Tenemos comida ilimitada en el supermercado de al lado de casa, hospitales con médicos especializados, seguridad para salir a la calle a cualquier hora del día (en muchos países), capacidad para viajar a cualquier parte del mundo en muy poco tiempo, podemos elegir nuestra carrera profesional, tenemos acceso a infinita información en segundos, podemos contactar con cualquier persona del mundo en segundos… Tenemos tantas opciones que es físicamente imposible hacer todo lo que queremos.

Sin embargo, no conseguimos ser felices.

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud muestran que 1 de cada 4 personas sufre algún tipo de trastorno psicológico. La depresión se ha convertido en la enfermedad de salud mental más común entre la población, y se espera que en 2020 sea la segunda enfermedad más extendida en el mundo.

Parece que cada año estamos un poco más deprimidos.

Es más, una de cada dos personas se plantean suicidarse al menos una vez a lo largo de su vida, y 1 de cada 10 lo intentan. Puede parecer una simple cifra, pero ese 10% puede ser

  • tu amiga,
  • tu colega
  • tu hermano,
  • tu compañero
  • tu pareja
  • o tú

Parece que estamos consiguiendo mejorar notablemente la calidad y la esperanza de vida, pero estamos fallando con la felicidad.

Sí, resulta difícil de creer, pues a pesar de todo no paramos de ver como todo el mundo parece tener una vida perfecta, al menos eso vemos cuando miramos las redes sociales. Pero se trata de una realidad oculta y silenciada. No es solo que estamos deprimidos, si no que lo ocultamos. Vivimos en un época en la que no se puede estar mal, y si lo estás, debes hacer todo lo posible por ocultarlo.

Puedes fingir

Seguro que alguna vez te has encontrado en esta situación. Estás con una persona cercana (amigo, familia, pareja) y se han interesado de forma honesta y curiosa sobre tu situación. Después de abrirte y contarle, la respuesta no ha sido como te esperabas:

– ¿Cómo puedes no ser feliz? Lo tienes todo.

– Tienes que estar bien.

– No te preocupes.

Al final ocultas lo que te pasa mientras te devora por dentro.

Seguro que no te has dado cuenta pero… ¡Nos encanta ser felices!

Simplemente nos gusta sentirnos bien, es agradable.

También nos gustaros gusta compartirlo. Vemos felicidad constantemente en redes sociales, películas, series, anuncios… Es lo que queremos para todo el mundo, lo que los padres quieren para sus hijos y los amigos para sus colegas.

Pero hay un problema… no se nos da nada bien ser felices.

Y se trata de un problema desde hace relativamente poco tiempo. Hace unos pocos miles de años, la felicidad no era importante, estábamos ocupados con otros asuntos. No era muy común ver a alguien deprimido, frustrado por las circunstancias de su vida. Era muy poco probable que alguien pensara en ser feliz, puesto que esa no era la prioridad, si no evitar que te comiera una manada de leones.

Sobrevivir era el objetivo en el que no podíamos parar de pensar. Sabíamos que en cualquier momento un depredador podía acercarse por nuestra espalda y… se acabó el juego.

Pero conseguimos avanzar y resolvimos el problema de la supervivencia bastante bien. Entonces nos empezó a interesar la felicidad. Parece que lógico que resulte más fácil prestar atención a nuestros sentimientos cuando no tenemos que preocuparnos de que podamos morir en cualquier momento 🙃

Cuando por fin logramos cubrir las necesidades básicas, surgieron otros problemas:

¿Y ahora qué hago con mi vida?

¿A qué me dedico?

¿Qué quiero?

¿Qué debería hacer?

¿Cómo puedo ser feliz?

A algunos nos encanta pensar en la vida de esta forma abstracta, llegar a ninguna conclusión y olvidarnos del tema hasta la próxima vez que nos encontremos en ese punto en el que no aguantamos más caminando sin ningún sentido. Entonces evitamos volver a hacernos este tipo de preguntas y evitamos volver a sentir ese vacío.

Sin embargo, la psicología ha avanzado lo suficiente como para poner un poco en contexto la felicidad y ayudarnos, evitando los callejones sin salida.

A pesar del progreso, no nos está yendo muy bien

.

¿Es difícil ser feliz?

.

En la actualidad, la calidad de vida es la mejor de la historia. Tenemos comida ilimitada en el supermercado de al lado de casa, hospitales con médicos especializados, seguridad para salir a la calle a cualquier hora del día (en muchos países), capacidad para viajar a cualquier parte del mundo en muy poco tiempo, podemos elegir nuestra carrera profesional, tenemos acceso a infinita información en segundos, podemos contactar con cualquier persona del mundo en segundos… Tenemos tantas opciones que es físicamente imposible hacer todo lo que queremos.

Sin embargo, no conseguimos ser felices.

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud muestran que 1 de cada 4 personas sufre algún tipo de trastorno psicológico. La depresión se ha convertido en la enfermedad de salud mental más común entre la población, y se espera que en 2020 sea la segunda enfermedad más extendida en el mundo.

Parece que cada año estamos un poco más deprimidos.

Es más, una de cada dos personas se plantean suicidarse al menos una vez a lo largo de su vida, y 1 de cada 10 lo intentan. Puede parecer una simple cifra, pero ese 10% puede ser

  • tu amiga,
  • tu colega
  • tu hermano,
  • tu compañero
  • tu pareja
  • o tú

Parece que estamos consiguiendo mejorar notablemente la calidad y la esperanza de vida, pero estamos fallando con la felicidad.

Sí, resulta difícil de creer, pues a pesar de todo no paramos de ver como todo el mundo parece tener una vida perfecta, al menos eso vemos cuando miramos las redes sociales. Pero se trata de una realidad oculta y silenciada. No es solo que estamos deprimidos, si no que lo ocultamos. Vivimos en un época en la que no se puede estar mal, y si lo estás, debes hacer todo lo posible por ocultarlo.

Seguro que alguna vez te has encontrado en esta situación. Estás con una persona cercana (amigo, familia, pareja) y se han interesado de forma honesta y curiosa sobre tu situación. Después de abrirte y contarle, la respuesta no ha sido como te esperabas:

– ¿Cómo puedes no ser feliz? Lo tienes todo.

– Tienes que estar bien.

– No te preocupes.

Al final ocultas lo que te pasa mientras te devora por dentro.

.

¿Qué es la felicidad?

.

Estamos muy confundidos en materia de felicidad. Todo el mundo sabe lo que es, pero nadie puede explicarlo.

Cuando la mayoría de personas buscan felicidad, lo suelen hacer a través del placer: sexo, comida, series, ropa, fiestas, masajes, perder peso, ser más popular…
El placer es la forma más primaria e inmediata de satisfacción. Es lo que nos venden constantemente. Es lo que el anuncio de Coca-Cola, el de Audi y el de Burger King quieren transmitirte.
El placer es divertido y está muy bien, pero no es la mejor forma de ser feliz. No por nada especial, ni por temas morales o religiosos de ningún tipo. Simplemente porque al poco rato de tener una buena experiencia placentera (minutos u horas), nos encontramos en la misma situación en la que estábamos antes de ella, en el punto de partida. Aunque puede proporcionarte breves periodos de felicidad, nunca consigue llenarte realmente.

Los estudios demuestran que las personas más materialistas y que se centran más en la obtención de placer tienen más ansiedad y más insatisfacción general.

Pregunta a cualquier adicto cómo le va en su búsqueda de felicidad. Las adicciones pueden tomar muchas formas: drogas, videojuegos, compras, sexo, películas…

¿Pero qué es realmente la felicidad?

La felicidad es una sensación que sentimos cuando nuestros deseos se ven satisfechos. Pueden ser deseos básicos (sexo, hambre, prestigio…) o deseos más complejos (libertad, amor, poder, seguridad, conexión…)

En general, alguien se siente feliz con su vida cuando percibe que se encuentra donde quiere estar. Cuanto mayor es la distancia entre la vida que quieres tener y la que tienes, más infeliz te sientes.

No se trata de la situación real, si no de tu percepción de ella.

Esto explica por qué hay personas que a pesar de aparentemente tenerlo todo, no son felices, y viceversa.

Sin embargo, hay otro factor esencial que también interviene en tu felicidad: tu forma de lidiar con tus pensamientos y con estas percepciones.

La relación que tengas con tus pensamientos también va a determinar tu grado de felicidad. Una persona puede tener una relación con sus pensamientos más rígida o más flexible. La Fusión Cognitiva es el estado en el que una persona se pierde en sus pensamientos y el contenido de los mismos, y estos determinan su comportamiento. Ocurre porque estamos programados para entender el mundo gracias a nuestro pensamiento pero olvidamos el hecho de que solo estamos pensando. En un intento de entender el mundo creemos que nuestros juicios son algo real, en vez de darnos cuenta de que simplemente son ideas en nuestra cabeza.

La otra opción es lo que se conoce como Defusión Cognitiva, y consiste en ver nuestros pensamientos como lo que son: intentos constantes de entender el mundo; y darles prioridad únicamente cuando los necesitamos.

No se trata de entender esta idea, si no de vivirla en tu día a día. El mindfulness es una herramienta que nos puede ayudar a tomar esta distancia con nuestros pensamientos.

Por tanto, hay 3 factores que determinan tu felicidad: la vida que quieres tener, tu percepción de tu vida actual y tu relación con tu percepción de estas.

.

Como ser miserable

.

¿Quieres saber la fórmula perfecta para ser miserable y hundirte en un pozo de mierda sin fondo? 🙂 (¿Y quién no?)

Ingredientes:

Estar triste

  1. Desea cosas que estés muy alejadas de tu vida y sean imposibles de conseguir. Es mejor si realmente no te llenan y solo las quieres porque has visto a alguien famoso con ello o lo has leído en una revista.
  1. Cuando te sientas deprimido, no actúes. No hagas nada, no persigas tus deseos y evita sentir tus emociones. Refúgiate en el alcohol, las drogas, el sexo, la televisión y quédate en tu zona de confort.
  1. Mantente fusionado con tu percepción y pensamientos. Son al 100% verdaderos y no hay otra forma de ver las cosas.
  • Intenta sentir euforia
  • Intenta sentir pena
  • Intenta crear un deseo de la nada

a.

Pero la formula tiene un truco.

No puedes decidir lo que deseas.

No puedes decidir tus deseos como no puedes decidir tus sentimientos.

Haz la prueba:

Es imposible. Sin embargo, en la actualidad nos encontramos en un sistema que refuerza este tipo de creencias («Just Do It»).

Pero no es solo eso. En los últimos 15 años nuestras relaciones han pasado de un plano físico a uno virtual. Estamos constantemente conectados a las redes sociales en las que muchas personas (no solo amigos) únicamente muestran las fotos de los mejores momentos de su vida como si fueran su día a día.

Somos seres sociales, necesitamos relacionarnos.

Y aunque la intención y el propósito de las redes sociales es bueno y han permitido que puedas relacionarte activamente con miles de personas, también ha hecho que te puedas comparar con todas ellas.

Como le pasa a Andrea.

Andrea es una jóven universitaria milenial. Ella mira Instagram todos los días varias veces al día. Esto es lo que ve:

X influencer está en la playa, constantemente feliz, sin trabajar (por que es lo que las redes muestran), mientras que ella tiene que estudiar e ir a clase. A X además le quiere todo el mundo, es mucho más popular que Andrea, son 1000000 likes vs 163 likes.”

No es raro que entre los próximos pensamientos que tenga alguno pueda ser del tipo:

«No soy suficiente, no valgo la pena, hay algún problema en mí…»

Tampoco sería extraño si se dedica a subir fotos en las que trata de imitar y parecerse a ese influencer para obtener más aprobación y ❤️.

Ahora imagina que nadie le ha enseñado cómo relacionarse con sus pensamientos de una forma diferente (el 99,9999% de la población no sabe, por eso existe Higher Lives).

Por último, imagina que se ha criado en un ambiente en el que las personas no mostraban vulnerabilidad y no había apoyo para las cosas importantes.

¿Cómo crees que siente Andrea?

Como ser feliz

.

Lo primero de tienes que entender es que hay mucha, mucha, mucha gente que no es feliz y que no lo muestra por miedo. El mero hecho de que estés investigando sobre el tema y no hayas renunciado a algo más en tu vida es admirable. No asumas que no puedes ser feliz, porque independientemente de las circunstancias, puedes serlo.

¿Cómo puede ser que personas que han pasado por cosas horribles puedan ser verdaderamente felices?

¿Cómo puede ser que una monja de clausura que ha pasado toda su vida en un convento sea feliz?

Porque no se trata de qué tienes en tu vida, si no del cómo y el por qué.

Ingredientes:

  1. ¿Y si superas realmente cuales son tus deseos más profundos y dejaras de perseguir aquellos superficiales inducidos por otras personas y la sociedad?
  2. ¿Y si en lugar de quedarte en el sofá viendo series para olvidar que te sientes mal o actuar simplemente sin ningún plan, pudieras utilizar herramientas que te impulsaran a actuar cada día haciendo aquello que es realmente importante para ti?
  3. ¿Y si pudieras gestionar las emociones y pensamientos que aparecen ante ti de otra forma y pudieras moverte independientemente de ellos?

Tu felicidad nunca va a depender de la situación en la que te encuentres, si no de tu manera de interpretarla y de moverte en ella. Por este motivo es posible:

  • Estar solter@ y ser feliz
  • Tener pareja y ser miserable
  • Tener una enfermedad terminal y ser feliz
  • Estar sano y ser miserable
  • Vivir en Murcia y ser feliz
  • Vivir en Alaska y ser miserable
  • Vivir aislado en una montaña y ser feliz
  • Vivir en familia y ser miserable
  • Haber sufrido una pérdida importante y ser feliz
  • Haber logrado todo lo que te proponías y estar en la mierda

Y no digo que sea fácil, pero no necesitas esperar para estar en un punto en tu vida en el que puedas estar bien y ser feliz, puedes empezar a serlo ya.

Ser feliz con tu vida

¿Quieres ayuda?

.

¿Qué es la felicidad?

.

Estamos muy confundidos en materia de felicidad. Todo el mundo sabe lo que es, pero nadie puede explicarlo.

Cuando la mayoría de personas buscan felicidad, lo suelen hacer a través del placer: sexo, comida, series, ropa, fiestas, masajes, perder peso, ser más popular…

El placer es la forma más primaria e inmediata de satisfacción. Es lo que nos venden constantemente. Es lo que el anuncio de Coca-Cola, el de Audi y el de Burger King quieren transmitirte.

El placer es divertido y está muy bien, pero no es la mejor forma de ser feliz. No por nada especial, ni por temas morales o religiosos de ningún tipo. Simplemente porque al poco rato de tener una buena experiencia placentera (minutos u horas), nos encontramos en la misma situación en la que estábamos antes de ella, en el punto de partida. Aunque puede proporcionarte breves periodos de felicidad, nunca consigue llenarte realmente.

Los estudios demuestran que las personas más materialistas y que se centran más en la obtención de placer tienen más ansiedad y más insatisfacción general.

Pregunta a cualquier adicto cómo le va en su búsqueda de felicidad. Las adicciones pueden tomar muchas formas: drogas, videojuegos, compras, sexo, películas…

¿Pero qué es realmente la felicidad?

La felicidad es una sensación que sentimos cuando nuestros deseos se ven satisfechos. Pueden ser deseos básicos (sexo, hambre, prestigio…) o deseos más complejos (libertad, amor, poder, seguridad, conexión…)

En general, alguien se siente feliz con su vida cuando percibe que se encuentra donde quiere estar. Cuanto mayor es la distancia entre la vida que quieres tener y la que tienes, más infeliz te sientes.

No se trata de la situación real, si no de tu percepción de ella.

Esto explica por qué hay personas que a pesar de aparentemente tenerlo todo, no son felices, y viceversa.

Sin embargo, hay otro factor esencial que también interviene en tu felicidad: tu forma de lidiar con tus pensamientos y con estas percepciones.

La relación que tengas con tus pensamientos también va a determinar tu grado de felicidad. Una persona puede tener una relación con sus pensamientos más rígida o más flexible. La Fusión Cognitiva es el estado en el que una persona se pierde en sus pensamientos y el contenido de los mismos, y estos determinan su comportamiento. Ocurre porque estamos programados para entender el mundo gracias a nuestro pensamiento pero olvidamos el hecho de que solo estamos pensando. En un intento de entender el mundo creemos que nuestros juicios son algo real, en vez de darnos cuenta de que simplemente son ideas en nuestra cabeza.

La otra opción es lo que se conoce como Defusión Cognitiva, y consiste en ver nuestros pensamientos como lo que son: intentos constantes de entender el mundo; y darles prioridad únicamente cuando los necesitamos.

No se trata de entender esta idea, si no de vivirla en tu día a día. El mindfulness es una herramienta que nos puede ayudar a tomar esta distancia con nuestros pensamientos.

Por tanto, hay 3 factores que determinan tu felicidad: la vida que quieres tener, tu percepción de tu vida actual y tu relación con tu percepción de estas.

.

Como ser miserable

.

¿Quiéres saber la fórmula perfecta para ser miserable y hundirte en un pozo de mierda sin fondo? 🙂 (¿Y quién no?)

Ingredientes:

  1. Desea cosas que estés muy alejadas de tu vida y sean imposibles de conseguir. Es mejor si realmente no te llenan y solo las quieres porque has visto a alguien famoso con ello o lo has leído en una revista.
  2. Cuando te sientas deprimido, no actúes. No hagas nada, no persigas tus deseos y evita sentir tus emociones. Refúgiate en el alcohol, las drogas, el sexo, la televisión y quédate en tu zona de confort.
  3. Mantente fusionado con tu percepción y pensamientos. Son al 100% verdaderos y no hay otra forma de ver las cosas.

Pero la formula tiene un truco.

No puedes decidir lo que deseas.

No puedes decidir tus deseos como no puedes decidir tus sentimientos.

Haz la prueba:

  • Intenta sentir euforia
  • Intenta sentir pena
  • Intenta crear un deseo de la nada

Es imposible. Sin embargo, en la actualidad nos encontramos en un sistema que refuerza este tipo de creencias («Just Do It»).

Pero no es solo eso. En los últimos 15 años nuestras relaciones han pasado de un plano físico a uno virtual. Estamos constantemente conectados a las redes sociales en las que muchas personas (no solo amigos) únicamente muestran las fotos de los mejores momentos de su vida como si fueran su día a día.

Somos seres sociales, necesitamos relacionarnos.

Y aunque la intención y el propósito de las redes sociales es bueno y han permitido que puedas relacionarte activamente con miles de personas, también ha hecho que te puedas comparar con todas ellas.

Como le pasa a Andrea.

Andrea es una jóven universitaria milenial. Ella mira Instagram todos los días varias veces al día. Esto es lo que ve:

X influencer está en la playa, constantemente feliz, sin trabajar (por que es lo que las redes muestran), mientras que ella tiene que estudiar e ir a clase. A X además le quiere todo el mundo, es mucho más popular que Andrea, son 1000000 likes vs 163 likes.”

No es raro que entre los próximos pensamientos que tenga alguno pueda ser del tipo:

«No soy suficiente, no valgo la pena, hay algún problema en mí…»

Tampoco sería extraño si se dedica a subir fotos en las que trata de imitar y parecerse a ese influencer para obtener más aprobación y ❤️.

Ahora imagina que nadie le ha enseñado cómo relacionarse con sus pensamientos de una forma diferente (el 99,9999% de la población no sabe, por eso existe Higher Lives).

Por último, imagina que se ha criado en un ambiente en el que las personas no mostraban vulnerabilidad y no había apoyo para las cosas importantes.

¿Cómo crees que siente Andrea?

a.

Como ser feliz

.

Lo primero de tienes que entender es que hay mucha, mucha, mucha gente que no es feliz y que no lo muestra por miedo. El mero hecho de que estés investigando sobre el tema y no hayas renunciado a algo más en tu vida es admirable. No asumas que no puedes ser feliz, porque independientemente de las circunstancias, puedes serlo.

¿Cómo puede ser que personas que han pasado por cosas horribles puedan ser verdaderamente felices?

¿Cómo puede ser que una monja de clausura que ha pasado toda su vida en un convento sea feliz?

Porque no se trata de qué tienes en tu vida, si no del cómo y el por qué.

Ingredientes:

  1. ¿Y si superas realmente cuales son tus deseos más profundos y dejaras de perseguir aquellos superficiales inducidos por otras personas y la sociedad?
  2. ¿Y si en lugar de quedarte en el sofá viendo series para olvidar que te sientes mal o actuar simplemente sin ningún plan, pudieras utilizar herramientas que te impulsaran a actuar cada día haciendo aquello que es realmente importante para ti?
  3. ¿Y si pudieras gestionar las emociones y pensamientos que aparecen ante ti de otra forma y pudieras moverte independientemente de ellos?

Tu felicidad nunca va a depender de la situación en la que te encuentres, si no de tu manera de interpretarla y de moverte en ella. Por este motivo es posible:

  • Estar solter@ y ser feliz
  • Tener pareja y ser miserable
  • Tener una enfermedad terminal y ser feliz
  • Estar sano y ser miserable
  • Vivir en Murcia y ser feliz
  • Vivir en Alaska y ser miserable
  • Vivir aislado en una montaña y ser feliz
  • Vivir en familia y ser miserable
  • Haber sufrido una pérdida importante y ser feliz
  • Haber logrado todo lo que te proponías y estar en la mierda

Y no digo que sea fácil, pero no necesitas esperar para estar en un punto en tu vida en el que puedas estar bien y ser feliz, puedes empezar a serlo ya.

¿Quieres ayuda?